Saliendo del horno

Recetas ricas para aficionados al horno.


Deja un comentario

Teacake navideño nevado

tecake1

Así es. Aquí estoy de nuevo.

¿No les dije que la navidad me volvía LOCO?

Hoy tuve un día ajetreadísimo, lleno de eventos inesperados, choques con desconocidos por la calle, mucho calor, mucha sed, mucho tedio.

“Ya llegará navidad”. Mi mantra. La frase que me mantiene vivo, resistiendo.

Y en mis audífonos? Una ayudita… (denle play mientras leen la receta). Tremendísima canción navideña. Jingle-jingle, jingle-jingle!

Y bueno, al llegar a casa NECESITABA algo dulce, necesitaba que fuera rápido y CLARO, necesitaba que tuviera ese toque de especias festivas.

Se trata de un teacake. Y tu me dirás -y oh, con cuánta razón!: “Qué diantres es un teacake?”. Y pues, te respondo: no es más que una forma insoportablemente anglosajona de llamarle a un pequeño bizcocho de preparación rápida, muy húmedo y suavecito. La preparación es prácticamente la misma que con un bizcocho (queque, cake, pastel, panqué) normal.

Vamos con la parte un poco fracasada. Ya ven que se llama “nevado”, no? Bueno, la idea es que el glaseado (glasé, frosting, icing) de la parte superior pudiera LEJANAMENTE recordar un monte nevado o algo por el estilo. Tienen derecho a reírse de mí, y tienen derecho a hacerlo mejor que yo o simplemente no hacerlo.

La receta es mía, sólo tiene una pequeña inspiración del pan de jengibre de la gran, única, incomparable Nigella Lawson, quien usa un poco de cerveza negra (stout) para darle una profundidad de sabor, color y aroma.

Vamos con la receta y anímense a cocinar!

Teacake nevado

Para un bizcocho de unas 15 porciones medianas.

Ingredientes:

– 2 tazas de harina + 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio

– 85 gramos de mantequilla con sal a t° ambiente (si sólo tienes sin sal, agrega una pizca)

– 1 taza de azúcar morena

– 1 chorrito de esencia de vainilla

– 1 chorrito de ron/whisky/brandy

– 2 huevos grandes

– 3/4 de taza de leche entera + 1 chorrito de vinagre

– 1/2 taza de cerveza negra (idealmente stout, pero la que tengas)

– 10 ml de espresso (o una cucharadita de café instantaneo)

– 1 cucharadita de cacao en polvo

– 1 cucharadita de jengibre en polvo

– 1 cucharadita de canela en polvo

– 1/2 cucharadita de clavos de olor en polvo

– 1/2 cucharadita de nuez moscada rallada

1-DSCN3307Preparación:

1) Precalienta el horno con el fuego medio alto. Bate la mantequilla con un cucharón de madera hasta que esté cremosa y suave. Añade el azúcar y bate todo hasta que esté muy suave, de color más claro y casi como espumoso. Si la mezcla queda muy seca (me pasó a mí), añade la esencia de vainilla ahora. SI AÚN ESTÁ MUY SECA (no me pasó, pero puede pasarle a cualquiera), añade un chorrito de aceite vegetal.

2) Añade los dos huevos y mezcla vigorosamente hasta incorporar.

3) Tamiza la harina con todas las especias, los polvos o bicarbonato y el cacao.

4) En un tazón aparte, mezcla la leche con el vinagre, la cerveza, el licor, el espresso (a menos que uses café instantáneo que funciona DE MARAVILLA) y la esencia (si es que no la usaste con la mantequilla).

5) Mezclando con una espátula, añade la mitad de los ingredientes secos a la mezcla de la mantequilla. Luego la mitad de los líquidos, y sigue así hasta incorporar todo.

6) Vierte todo en un molde enmantequillado y enharinado de tu preferencia. Puede ser cuadrado, redondo o alargado. Hornea por unos 30-40 minutos, hasta que haya subido y un palillo insertado al medio salga limpio.

5) OPCIONAL: El glaseado se prepara con, aproximadamente, una taza de azúcar pulverizado (flor, impalpable, glas) y el jugo de media naranja. Agrega el líquido de a poco! Una gotita extra de jugo significa agregar muuucho azúcar más – hablo desde la experiencia!

6) Una vez sacado del horno y enfriado, vierte el glaseado en forma de líneas desordenadas por encima. También puedes pintarlo todo con una brocha de repostería o como quieras.

Es exquisito con un té antes de dormir.

Por cierto, ayer el blog tuvo un graan flujo de visitas. Muchas gracias por leerme y por soportar mis horrorosas fotos!

Saludos pre-navideños muy ansiosos y muy fatigados de este fin de año. A COMER!

Anuncios


2 comentarios

Té-liz Navidad

Okay. Aplausos para el título más aburrido jamás escrito en la historia de los blogs.

NavidadPero NADA me importa. Pueden demandarme al tribunal internacional de titulación de entradas en blogs culinarios.

Y TAMPOCO ME IMPORTA.

NADA ME IMPORTA porque yo ya entré al modo navidad.

Sí, sí, sí, todavía ni siquiera es diciembre, pero qué puedo YO hacer? Qué puede hacer un simple e insignificante hombre contra el espíritu de la más grande de las fiestas?

Así es, el espíritu ya me capturó. En la misión de capturar vuestros espíritus y caminar todos a la festividad del pavo, los regalos y las luces de colores, hoy les traigo LA PRIMERA de las recetas de la tanda navideña.

(si no adivinaron qué es por el título, francamente están peor que yo)

¡Té de navidad!

Porque, ¿hay algo más rico que el té? – yo soy un exagerado fanático de esta bebida en todas sus formas. Y cuando llega fin de año y necesitamos -al mismo tiempo- ese golpe de ánimo para terminar el semestre en la universidad (uff! – es lo que me tiene sin escribir aquí desde hace un rato) y un toque de sabor festivo, NADA, les digo y créanme, NADA supera mi té.

Navidad-téTé navideño

Ingredientes:

– Té negro en hojas (por cada taza, calcula unas dos cucharadas)

– Cáscara de naranja

– Canela entera

– Clavo de olor entero

– Jengibre fresco (un trocito del tamaño de un dado)

Preparación:

1) Corta la cáscara de naranja en tiras, asegurándote de que sea sólo la cáscara externa, es decir, la parte naranja. La parte blanca es horrorosamente amarga y no-la-que-re-mos. Añádela a las hojas de té.

2) Pela el jengibre y corta el trocito en dos mitades o en cuartos. Agrégalo.

3) Añade la canela (intenta romper la ramita en varios pedazos, así te aseguras que el sabor sale más rápido y más efectivamente). Agrégala junto al clavo de olor (no más de 2 o 3 clavos por favor! – una vez usé un puñado entero y el té era tóxicamente intenso)

4) Añade el té ya mezclado a una tetera y agrega agua recién hervida. También puedes poner un poco en un infusor (esos mini-canastitos en los que pones hojas de té para hacer infusión en una taza- me encantan!) para una taza individual

5) Paso muy importante: Regocíjate con la idea de que el estrés del fin de año se acaba en unas semanas. La canela es más grande que tu problema. Disfruta.

El té es fantástico acompañado de galletitas y todas esas cosas rompe-dieta. También es genial helado, con unos cubos de hielo y una tarde de televisión.

Si son fanáticos del té (o si no lo son), inténtenlo! Pueden agregar las frutas o hierbas o especias que se les ocurra, disfrutarlo con leche o con miel. Como quieran, ES NAVIDAD!

Saludos navideño-ansiosos!

PD: canción para disfrutar esta receta. Qué grandes Mariah y John! QUÉ TEMAZO! Créanme, tomar té navideño y bailar esta canción al mismo tiempo (advertencia: que nadie esté en casa para ver eso) es una BENDICIÓN DEL POLO NORTE!