Saliendo del horno

Recetas ricas para aficionados al horno.


Deja un comentario

Teacake navideño nevado

tecake1

Así es. Aquí estoy de nuevo.

¿No les dije que la navidad me volvía LOCO?

Hoy tuve un día ajetreadísimo, lleno de eventos inesperados, choques con desconocidos por la calle, mucho calor, mucha sed, mucho tedio.

“Ya llegará navidad”. Mi mantra. La frase que me mantiene vivo, resistiendo.

Y en mis audífonos? Una ayudita… (denle play mientras leen la receta). Tremendísima canción navideña. Jingle-jingle, jingle-jingle!

Y bueno, al llegar a casa NECESITABA algo dulce, necesitaba que fuera rápido y CLARO, necesitaba que tuviera ese toque de especias festivas.

Se trata de un teacake. Y tu me dirás -y oh, con cuánta razón!: “Qué diantres es un teacake?”. Y pues, te respondo: no es más que una forma insoportablemente anglosajona de llamarle a un pequeño bizcocho de preparación rápida, muy húmedo y suavecito. La preparación es prácticamente la misma que con un bizcocho (queque, cake, pastel, panqué) normal.

Vamos con la parte un poco fracasada. Ya ven que se llama “nevado”, no? Bueno, la idea es que el glaseado (glasé, frosting, icing) de la parte superior pudiera LEJANAMENTE recordar un monte nevado o algo por el estilo. Tienen derecho a reírse de mí, y tienen derecho a hacerlo mejor que yo o simplemente no hacerlo.

La receta es mía, sólo tiene una pequeña inspiración del pan de jengibre de la gran, única, incomparable Nigella Lawson, quien usa un poco de cerveza negra (stout) para darle una profundidad de sabor, color y aroma.

Vamos con la receta y anímense a cocinar!

Teacake nevado

Para un bizcocho de unas 15 porciones medianas.

Ingredientes:

– 2 tazas de harina + 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio

– 85 gramos de mantequilla con sal a t° ambiente (si sólo tienes sin sal, agrega una pizca)

– 1 taza de azúcar morena

– 1 chorrito de esencia de vainilla

– 1 chorrito de ron/whisky/brandy

– 2 huevos grandes

– 3/4 de taza de leche entera + 1 chorrito de vinagre

– 1/2 taza de cerveza negra (idealmente stout, pero la que tengas)

– 10 ml de espresso (o una cucharadita de café instantaneo)

– 1 cucharadita de cacao en polvo

– 1 cucharadita de jengibre en polvo

– 1 cucharadita de canela en polvo

– 1/2 cucharadita de clavos de olor en polvo

– 1/2 cucharadita de nuez moscada rallada

1-DSCN3307Preparación:

1) Precalienta el horno con el fuego medio alto. Bate la mantequilla con un cucharón de madera hasta que esté cremosa y suave. Añade el azúcar y bate todo hasta que esté muy suave, de color más claro y casi como espumoso. Si la mezcla queda muy seca (me pasó a mí), añade la esencia de vainilla ahora. SI AÚN ESTÁ MUY SECA (no me pasó, pero puede pasarle a cualquiera), añade un chorrito de aceite vegetal.

2) Añade los dos huevos y mezcla vigorosamente hasta incorporar.

3) Tamiza la harina con todas las especias, los polvos o bicarbonato y el cacao.

4) En un tazón aparte, mezcla la leche con el vinagre, la cerveza, el licor, el espresso (a menos que uses café instantáneo que funciona DE MARAVILLA) y la esencia (si es que no la usaste con la mantequilla).

5) Mezclando con una espátula, añade la mitad de los ingredientes secos a la mezcla de la mantequilla. Luego la mitad de los líquidos, y sigue así hasta incorporar todo.

6) Vierte todo en un molde enmantequillado y enharinado de tu preferencia. Puede ser cuadrado, redondo o alargado. Hornea por unos 30-40 minutos, hasta que haya subido y un palillo insertado al medio salga limpio.

5) OPCIONAL: El glaseado se prepara con, aproximadamente, una taza de azúcar pulverizado (flor, impalpable, glas) y el jugo de media naranja. Agrega el líquido de a poco! Una gotita extra de jugo significa agregar muuucho azúcar más – hablo desde la experiencia!

6) Una vez sacado del horno y enfriado, vierte el glaseado en forma de líneas desordenadas por encima. También puedes pintarlo todo con una brocha de repostería o como quieras.

Es exquisito con un té antes de dormir.

Por cierto, ayer el blog tuvo un graan flujo de visitas. Muchas gracias por leerme y por soportar mis horrorosas fotos!

Saludos pre-navideños muy ansiosos y muy fatigados de este fin de año. A COMER!

Anuncios


7 comentarios

Golden Syrup casero – Oh, la paciencia!…

Paciencia. Una virtud con la que yo simplemente no nací. Especialmente cuando se trata de comida. Oh, especialmente cuando se trata de dulces.

OH, especialmente cuando se trata de algo tan suave, transparente, cristalino, azucarado, dulce, azucarado, dulce, azucarado, dulce. Extremadamente dulce.

Como es habitual, mi inspiración viene de la tele. Muchas veces vi que algunas recetas necesitaban un misterioso elixir que los cocineros llamaban golden syrup. Como también es habitual, no pude encontrarlo por ningún supermercado o tienda especializada (y créanme que lo busqué!).

¿El resultado?

Como es más habitual aún, empecé a navegar por internet, buscando ideas, insipiración y tips para hacerlo yo mismo. Y funcionó!

1-DSCN2357

Si, me gustaría haber tenido una foto más apropiada, del tipo “cuchara derramando lentamente el syrup en algún tipo de superficie gourmet sofisticada” pero lamentablemente todas esas fotos resultaron horriblemente borrosas 😦 .

Bueno, vamos con la receta, que es imposiblemente fácil, pero requiere paciencia y tiempo.

Golden Syrup

Rendimiento: 500 ml

Ingredientes:

500 gr. de azúcar blanco

280 ml. de agua

– 50 ml. de jugo de limón o tres rodajas de limón

Preparación:

1) Vierte el azúcar y el agua en una ollita pequeña. Muévela suavemente para que este todo distribuido uniformemente.  Enciende un fuego medio a medio alto y espera a que se disuelva y llegue a ebullición.

2) Vierte el jugo de limón o las rodajas (yo les recomiendo el jugo, pero si prefieren el syrup absolutamente dulce, opten por las rodajas) y baja el fuego al mínimo.

3) Mantén un hervor suave por 30-40 minutos, hasta que el syrup se vea de un color dorado o ámbar. Ten cuidado de que no se oscurezca mucho, o puede llegar a tener un sabor muy amargo.

4) Déjalo reposar a temperatura ambiente (toda la noche) y comprueba la consistencia una vez frío. Ten en cuenta que mientras el syrup tenga temperatura, se verá y sentirá líquido, pero al enfriarse gradualmente irá espesando.

5) Si usaste las rodajas de limón, sácalas (puedes comerlas!) y vierte el syrup a un envase de 500 ml. o varios frascos más pequeños. Almacena a temperatura ambiente o refrigerado (se endurece un poco) por hasta un año.

¿Usos?

Como jarabe dulce en helados, pasteles, tartas y otros dulces. Puede usarse como endulzante para bebidas, como glaseado (para dar brillo) en carnes o verduras. También puedes reemplazar azúcar o miel en recetas como scones o muffins.

Muchas gracias por la visita!