Saliendo del horno

Recetas ricas para aficionados al horno.


Deja un comentario

Mudanza!

Amigas y amigos, seguidores de este humilde blog:

ME CAMBIO DE CASA!

Así es, acabo de inaugurar el blog Comer Como Rey con nuevas recetas y nuevo diseño!

Les agradezco mucho todo el apoyo, las visitas, los comentarios y las buenas vibras que recibí gracias a este espacio virtual.

Este blog seguirá abierto con todas las recetas disponibles.

Por favor, pásense por comercomorey.com, márquenlo en sus favoritos, coméntenlo a sus amigos y conocidos e intenten las nuevas recetas que compartiré ahí!

De nuevo y mil veces gracias, y hasta siempre!


7 comentarios

Golden Syrup casero – Oh, la paciencia!…

Paciencia. Una virtud con la que yo simplemente no nací. Especialmente cuando se trata de comida. Oh, especialmente cuando se trata de dulces.

OH, especialmente cuando se trata de algo tan suave, transparente, cristalino, azucarado, dulce, azucarado, dulce, azucarado, dulce. Extremadamente dulce.

Como es habitual, mi inspiración viene de la tele. Muchas veces vi que algunas recetas necesitaban un misterioso elixir que los cocineros llamaban golden syrup. Como también es habitual, no pude encontrarlo por ningún supermercado o tienda especializada (y créanme que lo busqué!).

¿El resultado?

Como es más habitual aún, empecé a navegar por internet, buscando ideas, insipiración y tips para hacerlo yo mismo. Y funcionó!

1-DSCN2357

Si, me gustaría haber tenido una foto más apropiada, del tipo “cuchara derramando lentamente el syrup en algún tipo de superficie gourmet sofisticada” pero lamentablemente todas esas fotos resultaron horriblemente borrosas 😦 .

Bueno, vamos con la receta, que es imposiblemente fácil, pero requiere paciencia y tiempo.

Golden Syrup

Rendimiento: 500 ml

Ingredientes:

500 gr. de azúcar blanco

280 ml. de agua

– 50 ml. de jugo de limón o tres rodajas de limón

Preparación:

1) Vierte el azúcar y el agua en una ollita pequeña. Muévela suavemente para que este todo distribuido uniformemente.  Enciende un fuego medio a medio alto y espera a que se disuelva y llegue a ebullición.

2) Vierte el jugo de limón o las rodajas (yo les recomiendo el jugo, pero si prefieren el syrup absolutamente dulce, opten por las rodajas) y baja el fuego al mínimo.

3) Mantén un hervor suave por 30-40 minutos, hasta que el syrup se vea de un color dorado o ámbar. Ten cuidado de que no se oscurezca mucho, o puede llegar a tener un sabor muy amargo.

4) Déjalo reposar a temperatura ambiente (toda la noche) y comprueba la consistencia una vez frío. Ten en cuenta que mientras el syrup tenga temperatura, se verá y sentirá líquido, pero al enfriarse gradualmente irá espesando.

5) Si usaste las rodajas de limón, sácalas (puedes comerlas!) y vierte el syrup a un envase de 500 ml. o varios frascos más pequeños. Almacena a temperatura ambiente o refrigerado (se endurece un poco) por hasta un año.

¿Usos?

Como jarabe dulce en helados, pasteles, tartas y otros dulces. Puede usarse como endulzante para bebidas, como glaseado (para dar brillo) en carnes o verduras. También puedes reemplazar azúcar o miel en recetas como scones o muffins.

Muchas gracias por la visita!