Saliendo del horno

Recetas ricas para aficionados al horno.

Crema de limón tradicional y rapidísima

Deja un comentario

Cuando comprendes que en realidad la cocina no es tan complicada, y la mayoría de las veces es sólo una cosa de mezclar ingredientes, empiezas a investigar recetas, inventar las tuyas y probar distintas mezclas.

Con la intención de que todos ustedes se inicien en esa misma aventura es que hoy les traigo esta crema de limón (llamada lemon curd, preparación tradicional inglesa nacida el siglo XIX) que además de ser muy fácil, rápida y barata, es increíblemente versátil y modificable.

Con una consistencia muy densa y aterciopelada, y con el sabor más intenso que puedas imaginar, esta crema puede ser usada para acompañar tostadas, scones, muffins, rellenar o decorar galletas o cupcakes y todo tipo de pastelillos. También puedes cambiar la fruta utilizada y jugar con los sabores.

La receta no podría ser más fácil. Vamos por ella.

Crema de limón (lemon curd)

Rendimiento: aproximadamente 3/4 de taza (120 ml)

Ingredientes

– 2 yemas de huevo

– 5 cucharadas de azúcar común

– 1 limón grande o 2 pequeños

– 50 gr de mantequilla sin sal

Preparación

1) Comienza sacando la ralladura del limón. Recuerda que cuando digo esto, me refiero sólo a la parte amarilla de la cáscara, por lo que debes rallar sólo una o dos veces el mismo lugar. La zona blanca de la cáscara es muy amarga y puede arruinar el sabor de la crema.

2) Saca el jugo de ese mismo limón. Idealmente obtendrás 1/4 de taza de jugo. Eso es lo que necesitamos. Obviamente asegúrate de sacar todas las semillas.

3) En una ollita pequeña mezcla el jugo y la ralladura y mézclalos con el azúcar. Una vez que esté disuelto, agrega las dos yemas.

4) Mezcla vigorosamente los ingredientes hasta que esté todo incorporado.

5) Pon la ollita a fuego bajo y mezcla con suavidad y constantemente. La única “dificultad” de esta receta radica en que no puedes dejar de mezclar ni un segundo.

¿Por qué? Simple. Recuerda que es una crema hecha a base de huevo, y si dejas de revolver, las yemas se van a cocinar y vas a quedar con un (inútil) plato de huevos cocidos sabor limón. PUAJ.

6) Una vez que la mezcla haya espesado un poco (que se pegue detrás de una cuchara/espátula de madera), apaga el fuego.

7) Agrega la mantequilla de a pedacitos, mezclando tras cada añadidura. El rol de la mantequilla es darle suavidad y la atractiva textura como de terciopelo que tiene esta crema. No es necesario que la añadas toda, sólo hasta alcanzar la consistencia deseada.

Listo!

Una vez que esté templada, viértela a un recipiente y cúbrela con papel film. Esto se hace para evitar que se forme una “cáscara” encima de la preparación.

Puede durar refrigerada hasta dos semanas, siempre almacenada en el refrigerador! . Úsala como quieras y siéntete libre de cambiar el sabor. Recuerda que este tipo de curds siempre son con frutas cítricas, como naranja, mandarina, pomelo o frambuesa.

Recomienda el blog a familiares y amigos, y no dejes de visitarlo!

Anuncios

Autor: Pancho Solís

foodie, music lover, afternoon tea advocate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s